15 febrero 2016

Interesante descubrimiento relacionado con el período Mesolítico: evidencias más antiguas de fermentación de pescado.

La semana pasada se publicó un interesante trabajo que amplía el campo de visión sobre la organización social y económica de las comunidades mesolíticas.

El estudio fue publicado en Journal of Archaeological Science y nos mostraba el descubrimiento al sur de Suecia (yacimiento de Norje Sunnansund) de grandes cantidades de pescado almacenado; las implicaciones del hallazgo constatan el conocimiento de técnicas de conservación de pescado mediante la fermentación anaeróbica (en ausencia de oxígeno) por parte de estas comunidades mesolíticas del norte de Europa hace unos 9.200 años aproximadamente, al tiempo que nos revela una dieta basada en el pescado como principal fuente de alimentación.


 Fotografía National Geographic - Restos de pescado fermentado de agua dulce -

Los depósitos de pescado se encontraban a lo largo de la orilla del antiguo lago Vesan y estaban rodeados de orificios con palos excavados en el suelo, probablemente con la finalidad de ahuyentar a los carroñeros.

Fotografía National Geographic - Depósito de huesos rodeado de hoyos -

A través de comparaciones etnográficas con comunidades que habitan en lugares con condiciones climáticas similares (frías), los autores del trabajo han propuesto la forma en que estas comunidades mesolíticas acidificaban el pescado para su preservación; la técnica consistiría en mezclar el pescado con cortezas de pino o grasa de foca para, a continuación, envolverlo en piel de foca o de jabalí. Fragmentos de cráneos de foca hallados cerca del asentamiento podrían apoyar esta hipótesis.

Recordamos que la fermentación de pescado ha sido documentada en la antigüedad asociada al Imperio Romano para elaborar la salsa de pescado conocida como Garum, considerada como un manjar para acondicionar alimentos además de tener propiedades afrodisíacas. Debido a la complejidad que requiere el dominio de lo que se podrían considerar "técnicas avanzadas", no se pensaba que con anterioridad a estas evidencias del Garum pudieran haberse desarollado técnicas de conservación de alimentos por fermentación en comunidades prehistóricas.

Recordar que durante el paleolítico las técnicas para conservar alimentos consistirían en la práctica de ahumar los alimentos para su posterior consumo, mientras que la introducción  de la sal para tal fin parece que tiene su origen en el neolítico. Por esto, la práctica de la fermentación anaeróbica en comunidades semisedentarias y con economía de forrajeo sin acceso a la sal tendría una gran importancia para comprender que el proceso de neolitización o sedentarismo podría tener vías distintas en el norte de Europa que en otras áreas en las cuáles se ha asociado a la aparición de prácticas agrícolas.

Sin embargo, el conocimiento de "procedimientos anaeróbicos" aplicados a la tecnología sí era conocido por las comunidades neandertales; es curioso pero  no puedo evitar recordar la elaboración de pegamentos mediante la combustión sin oxígeno hace 125.000 años.

¿"Procedimientos anaeróbicos" aplicados a la economía y tecnología indistintamente en la Prehistoria? es muy interesante en mi opinión.


Fuentes:

- Something rotten in Scandinavia: The world's earliest evidence of fermentation

- Pileta de Prehistoria 

- El depósito de pescado fermentado más antiguo del mundo

* Información relacionada o complementaria sobre "procedimientos anaeróbicos" aplicados a la tecnología:

- Nuevas evidencias de la utilización de adhesivos naturales para enmangar herramientas entre los Neandertales
 

06 febrero 2016

Industria lítica de 2,6 millones de años de antigüedad en el noreste de India: reflexión sobre las primeras migraciones.

A través de algunos blogs como Paleoantropología Hoy o Nutcracker Man, he conocido una publicación en Comptes Rendus Palevol que nos ha revelado el hallazgo en la cordillera de Siwalik, noreste de India, de restos fósiles de fauna con marcas de corte junto a los cuáles han aparecido una serie de instrumentos líticos en cuarcita (Choppers simples y escamas) que tendrían una antigüedad de 2. 6 millones de años.


-Imagen vía Paleoantropología Hoy -

Los investigadores han llevado a cabo un trabajo experimental con material lítico de cuarcita para determinar la intencionalidad de las marcas de corte aparecidas en algunos de los restos de bóvidos recuperados; una vez comparados los resultados del experimento con los fósiles originales, no tienen dudas de que las marcas de corte han sido realizadas con precisión.

El hallazgo es realmente importante dada la antigüedad; tenemos que recordar que hasta hace poco las evidencias de presencia humana fuera de África más antiguas estaban en Dmanisi, Georgia (1.8 m.a), sin embargo en este último año hemos tenido constancia de presencia humana en China hace 2. 3 millones de años, y ahora en India, ambas en fechas contemporáneas a las primeras evidencias de actividad humana en África.

Esto nos lleva a preguntarnos sobre las implicaciones de estos hallazgos dentro del paradigma del origen del género homo o de las primeras migraciones fuera de África. 

Las primeras evidencias de transformación intencionada de materia prima lítica, o herramientas primarias, las tenemos en África hace 3.3 millones de años; estos conjuntos primarios aparecieron en Lomekwi, Kenia, y vendrían a ser una "precuela" del Modo I (Olduvayense) que han sido denominados conjuntos "Lomekwiense"; asimismo en Dikika, Etiopía aparecieron con 3.3 m.a de antigüedad marcas de corte intencionadas en restos de fauna. En ambos casos, los investigadores han planteado escenarios en los que los responsables de esta tecnología incipiente eran especies distintas de las tradicionalmente adscritas al género Homo (Kenyanthropus Platyops en el pimer caso y Australopithecus afarensis en el segundo). También cabe la posibilidad de que el responsable fuera algún integrante del género Homo aún no descubierto.

Recordamos que los primeros restos comúnmente aceptados por la comunidad científica que pertenecen al género Homo tienen una antigüedad de 2.8 millones de años, mientras que la tecnología comúnmente aceptada como Modo 1 u Olduvayense parece tener su origen en Gona hace 2. 6 millones de años.

Dados estos datos, ¿Cómo explicamos las dataciones de Longuppo (China, 2.3 m.a) y de Siwalik (India, 2. 6 m.a)?.

Pues sólo parece haber dos posibilidades:

1. Una migración fuera de África más temprana de lo que se venía considerando.

2. Un proceso de hominización en Asia independiente del africano.

Particularmente me decanto por la primera opción; creo que lo más plausible es pensar en una salida de África hace unos 3 millones de años, y tal vez por las poblaciones responsables de esa tecnología incipiente que superaba los 3 millones de años; en esta caso habría que aceptar que estas poblaciones estarían en la línea evolutiva del género Homo o incluso serían ya miembros de nuestro género.

Tradicionalmente ha habido algunos investigadores que han defendido el llamado "Modelo Asiático" basado en considerar una migración muy temprana de África hacia Asia recordando que hace 3 millones de años las praderas eran continuas desde el oeste de África hasta el norte de China, y no existían barreras en el Sahara que impidieran el tránsito. 

He escrito sobre este tema antes otros posts, pero dada la importancia de los nuevos hallazgos me veo en la necesidad de retomar el tema y modificar algunos mapas. No obstante para consultar bibliografía y profundizar un poco más se pueden leer los artículos originales en este enlace o en este otro.

Para ilustrar esta idea he elaborado unos mapas con algunas de las evidencias de las primeras migraciones humanas; en mi opinión tuvieron que ser tres migraciones las que terminarían configurarando la población del pleistoceno inferior.

Mapa 1: Evidencias de presencia o actividad humana por encima de los 2 millones de años susceptibles de ser resultado de una primera migración.


En el siguiente mapa veremos que las primeras evidencias del Olduvayense en África también superan los 2 millones de años, pero dada la contemporaneidad con las dataciones de Siwalik no creo que éstas últimas sean resultado de un segundo movimiento de población; no creo que pudiera ser tan fugaz como para ser contemporáneo en África , India y China.

Mapa 2 : Primeras evidencias de Olduvayense / Modo I en África y su expansión por el mundo

 
Estos dos mapas están abiertos a varias modificaciones o hipótesis; bien podrían ser uno sólo y responder al mismo movimiento poblacional; quizás las evidencias de China y su expansión hacia Indonesia sean ya resultado de una evolución local fruto de la primera migración, así como la aparición de más evidencias en India.Quizás las evidencias de Dmanisi, así como las de Turquía y Bulgaria respondan a un camino de vuelta desde Asia; en esta hipótesis trabajan científicos desde hace tiempo para demostrar las similitudes en piezas dentales asiáticas con las de Atapuerca.

Mapa 3: Aparición y Expansión de los primeros conjuntos achelenses.



La verdad es que los hallazgos que superan los 2 millones de años en el continente asiático abren una línea de investigación que requiere mirar con recelo los dogmas establecidos durante décadas y reflexionar sobre el ingenio, la cooperación y la capacidad de adaptación de los seres humanos desde sus formas más tempranas.

Para terminar, adjunto un último mapa con todas las posibilidades que se han propuesto.



Fuentes y Referencias: