28 enero 2015

Nueva evidencia del uso de pigmentos negros por los neandertales en el paleolítico medio europeo

Un nuevo artículo publicado en Journal of Archaeological Science nos informa de la aparición de 51 fragmentos de pigmentos de color negro en la cueva de Scladina, Bélgica, en asociación a huesos quemados y tecnología típica de paleolítico medio.

Los fragmentos se han identificado como rocas sedimentarias de limolita con contenido altamente silíceo. Fueron recuperados en niveles arqueológicos datados en unos 40.000 años de antigüedad y asociados a tecnología de paleolítico medio, por lo que habría en principio que vincular los pigmentos con los neandertales.

Los autores del trabajo interpretan que los neandertales transportaron estos pigmentos hasta la cueva desde su fuente de origen: una formación cámbrica situada a unos 40 kilómetros al noroeste de la cueva de Scladina.

 
Imagen Journal of Archaeological Science.

El hallazgo es importante porque es la primera vez que se documenta la utilización de este tipo de material como pigmento entre los neandertales; si bien hay evidencias de la utilización de pigmentos negros por los neandertales, éstos siempre eran de óxido de manganeso.

Así pues, importante porque los neandertales eran capaces de utilizar e identificar distintas materias primas para una misma finalidad, en este caso para utilizarlas como pigmentos.

Fuentes:




Restos fósiles de Homo sapiens en Próximo Oriente de hace 55.000 años (Manot Cave).

Importante noticia que leo en blog de Dienekes, parece que anticipando una próxima publicación en Nature. Se trata del hallazgo de una bóveda craneal recuperada en Manot Cave, al oeste de Galilea, yacimiento en el que hay claras evidencias de ocupación de Homo sapiens pero en fechas algo más tardías, asociadas ya a tecnología auriñaciense. De momento no sabemos apenas nada sobre el contexto arqueológico en el que ha sido hallada la bóveda craneal, pero está datada en unos 55.000 años de antigüedad por el método de uranio-torio.


Según el resumen de la publicación parece ser que los autores ven relaciones o similitudes del cráneo con los primeros restos de Homo sapiens de Eurasia para el inicio del Paleolítico superior (escasos), y por el contrario lo ven más alejado de los especímenes de Homo sapiens más antiguos, siempre presentes en África.


Cráneo humano de la Cueva de Manot- Nature -


Importante hallazgo que vendría a corroborar lo que ya se intuía desde la arqueología y la genética, y es que la expansión de Homo sapiens fuera del continente africano se produjo con anterioridad a la aparición de las tecnologías típicas del Paleolítico superior.

También hay que recordar que con este nuevo hallazgo y datación, se aproximan las fechas para establecer una relación de convivencia y mestizaje de Homo sapiens y Neandertales en el Próximo Oriente, donde recordemos que tras una primera ocupación de Homo sapiens representada en Skhul-Qafzeh hace unos 100.000 años, llegaron posteriormente los neandertales a ocupar la zona hasta su definitiva sustitución por poblaciones de humanos modernos bien regresando desde Asia meridional-central o bien en nueva expansión a partir de África.
 
Fuentes: