Un estudio de los hogares del paleolítico medio del yacimiento de El Salt apunta a la práctica de una tecnología de fuego diversa por las poblaciones neandertales.

En el último número de Journal of Archaeologial Science aparece publicado un interesante estudio sobre las estructuras de combustión recuperadas en el yacimiento al aire libre de El Salt, en Alcoy (Alicante), y que culturalmente pertenecen a un horizonte del paleolítico medio (cronológicamente comprendido en el mencionado sitio entre hace unos 60.000 y 45.000 años antes del presente). En dicha secuencia arqueológica, se han recuperado 83 estructuras de combustión (hogares), de las cuáles todas a excepción de una se identifican como "hogares planos", asentados directamente en el suelo. La excepción la marca la estructura de combustión denominada H77 (datada en 55.000 años), que se ha interpretado como un agujero de combustión (hogar en cubeta o pit hearth); el trabajo se presenta como un estudio multidisciplinar que tiene como objetivo esclarecer si el mencionado hogar H77 realmente se trata de un hogar morfológicamente diferenciado del resto, así como determinar la posible utilidad del mismo.

Tiene su importancia debido a que, si atendemos a la morfología o tipología, la mayoría de los hogares que existen en el registro arqueológico del paleolítico medio se trata de hogares planos, simples; tan sólo en unos pocos casos se han hallado hogares delimitados por piedras o formando una depresión cóncava (un hoyo) en el suelo (que puede ser excavado o aprovechando una depresión natural del terreno). Y en este punto, los autores del trabajo exponen que del mismo modo que la tipología o morfología de las herramientas de piedra, nos dan un idea de la función de una pieza (análisis de traceología, tafonomía etc.. aparte), la morfología de los hogares podría estar igualmente relacionada con un determinado uso, y por lo tanto con la práctica de una tecnología del fuego diversa.

Mapa David Sánchez basado en Tabla 1 Journal of Archaeological Science Vol.123 (ver tabla abajo)

Y es que las hogueras excavadas en el suelo limitan la cantidad de oxígeno en el fuego; se alcanzan temperaturas más bajas que en los hogares planos pero sin embargo son más estables y espacialmente homogéneas. Por lo tanto estas características especiales deben tener relación con una función distinta y más especializada que los hogares planos. Si atendemos a la etnografía comparada, los datos nos revelan que estos hogares en cubeta han sido utilizado por diversos pueblos nativos para ahumar pieles (preparar cuero) o alimentos (conservación), quemar carbón o para asar grandes cantidades de vegetales y carnes durante períodos prolongados y sometidas de calor moderado hasta alto.

El trabajo concluye que se trata de un hogar en cubeta, pero no se puede determinar si fue excavado intencionalmente en el suelo o se aprovechó una concavidad natural del terreno; lo que sí se puede determinar es que el fuego alcanzó altas temperaturas(entre 500-600 º) resultado de largos períodos de combustión y múltiples eventos de quema (fue utilizado muchas veces). El combustible consistía en una mezcla de madera y otra planta indeterminada, y durante su uso se arrojaron en su interior huesos de animales (especialmente costillas, radio y tibia de ciervo).

Las estructuras de combustión morfológicamente distintas en un solo contexto arqueológico pueden indicar diferentes funciones y, por lo tanto, una tecnología de fuego diversa, lo que apunta a la variabilidad del comportamiento de los neandertales.


Fuentes:

Comentarios