Tecnología compleja del hueso durante el Paleolítico inferior africano.

Un nuevo trabajo publicado en Journal of Human Evolution ha dado a conocer un conjunto de restos óseos que fueron hallados en las capas III-IV del yacimiento de Olduvai Gorge, en Tanzania, en la década de los años sesenta del pasado siglo por Mary Leakey, y que en su momento se interpretron como potenciales herramientas de hueso. El conjunto de potenciales herramientas (compuesto de 52 muestras) se publicó parcialmente y nunca se estudió desde una perspectiva tafonómica

La nueva revisión de los huesos y análisis de las piezas confirma la existencia de al menos seis herramientas óseas en el conjunto, la mayoría de las cuales son huesos de grandes de mamíferos modificados de forma intencionada. Se trata de herramientas complejas para la época (paleolítico inferior) en particular una pieza aserrada, una especie de preforma de arpón, que sería anterior en 700.000 años a cualquier útil óseo similar. Estaríamos entonces ante un conjunto tecnológico de hueso elaborado por las poblaciones de inicios del pleistoceno medio africano, que normalmente asumimos como Homo ergaster / erectus.



Figura 3 b- Journal of Human Evolution Vol. 148.

Figura 2- Journal of Human Evolution Vol. 148.

Este mismo año se publicó otro estudio que presentaba el descubrimiento de un bifaz de hueso en el sur de Etiopía, elaborado a partir de un fémur de hipopótamo y datado en 1,4 millones de años de antigüedad.

Fotografía: Berhane Asfaw, Universidad de Tokyo.

El uso del hueso como materia prima habría proporcionado a Homo erectus una ventaja sustancial adaptativa cuando las fuentes de materiales líticos no estaban disponibles en el entorno. Los huesos de grandes mamíferos constituyen un recurso cuya localización no es estable, a diferencia de los afloramientos líticos; los recursos óseos están dispersos por el paisaje sin una localización fija, por lo que también se pueden hallar en zonas en las cuales la materia prima lítica escasea. La habilidad de H. erectus para explotar este recurso sugiere que la especie era a la vez adaptable y oportunista, aprovechando los diversos recursos que ofrece su entorno. Esta característica es probable en parte responsable del éxito de la especie en el continente africano y en su búsqueda de nuevos nichos ecológicos por los que se dispersó, a la vez que demuestra que en los seres humanos la adaptabilidad tiene una gran antigüedad dentro de nuestro linaje.

Faltará por ver las reacciones de expertos en tafonomía y posibles réplicas al trabajo, ya que se trata de un hallazgo extraordinario.


Fuentes:

Comentarios