Un poco de etnografía...Los Tubus, sus tradiciones y la situación actual.

En esta ocasión me permito la publicación de un post iniciando una sección de etnografía en la cual iré publicando algún artículo de vez en cuando. Gracias al blog “Somos Primates” conocí hace ya algunos años la existencia de un viaje anual que realizan las mujeres de la etnia Tubu a través del desierto del Teneré para acudir al mercado; allí intercambian camellos por provisiones para el grupo entero. En este espectacular viaje, la distancia a recorrer a través del desierto es de 500 kilómetros y los mecanismos de orientación se basan en la observación del sol y las estrellas.

El viaje es realizado por mujeres y niñas; este conocimiento lo han adquirido de sus antepasados, y se ha ido transmitiendo de generación en generación. Las niñas aprenden desde pequeñas a guiarse por las arenas del desierto, usando el sol como guía y teniendo por referencia las dunas que van contando a su paso. Por la noche, se orientan observando las estrellas. Durante la travesía, deben aprender a localizar pequeños pozos de agua vitales para poder completar el viaje; si cometen un error y se desvían tan sólo unos metros de su ruta o si no encuentran agua, morirán.

Sin duda, es un documento extraordinario, pero ¿quiénes son los Tubu?.

Los Tubu (Toubou) son un grupo étnico que llegaron hace miles de años al Sáhara cuando este hoy inmenso desierto era aún un vergel, procedían de lo que hoy es Etiopía y se asentaron en regiones que actualmente pertenecen al norte de Chad, noreste de Níger y, particularmente, al sur de Libia. (Carlos Echeverría Jesús).



Los Tubu se dividen en dos subetnias separadas, los Teda y los Daza. Se cree que comparten un origen común, pero ahora hablan dos idiomas distintos, si bien claramente asociados entre sí,el Tedaga (Teda) y Dazaga (Daza), ambas lenguas nilo-saharianas

Los efectivos demográficos de la etnia Tubu pueden alcanzar las 400.000 personas aproximadamente, si bien de los dos grupos hay que decir que los Daza son los más numerosos con cerca de 350.000 efectivos, mientras que los Teda serían unos 50.000 de forma aproximada. Ambos grupos son en su casi totalidad musulmanes.




Tradicionalmente los Tubu eran grupos nómadas que practicaban las Razzias o incursiones contra caravanas para subsistir; igualmente practicaban el pastoreo, despreciando la práctica de la agricultura. Son pueblos conocidos como "Guerreros del Desierto".


Lanza típica de los Tubu.

Posteriormente muchos miembros de la etnia Tubu han derivado hacia una vida seminómada, con sociedades basadas en clanes cada uno de los cuales posee ciertos pozos, oasis (en los que cultivan dátiles,cereales y legumbres), y zonas de pasto para el ganado delimitadas. También disfrutan los miembros del mismo clan del uso colectivo de  tierras cultivables, manantiales y pastos; las personas ajenas al clan no pueden usar estos recursos sin  permiso. Las relaciones sociales se basan en la reciprocidad, la hospitalidad y la asistencia. El robo y el asesinato dentro del clan están prohibidos, y los animales robados deben ser devueltos.

Las costumbres legales de los Tubu se basan en la restitución, la indemnización y la venganza. Los conflictos se resuelven de formas diversas:

* El asesinato, por ejemplo, se resuelve directamente entre las familias de la víctima y el asesino. El honor de los Tubu requiere que algún familiar de la víctima trate de matar al asesino o a un pariente; sin embargo, tales conflictos suelen terminar con negociaciones en las que se indemniza a la familia de la víctima con un "precio de sangre", generalmente en forma de ganado o camellos.

En la familia, el padre es el líder y el que transmite el nombre, privilegios y el derecho a pertenencia al clan; en su ausencia la esposa asume el liderazgo completo, pudiendo tomar decisiones como el movimiento del campamento, cambio de pastos y compra-venta del ganado. Como curiosidad comentar que las mujeres Tubu suelen llevar anillos en la nariz.



En algunos lugares extraen un mineral llamado Natrón, que es básico para su vida cotidiana en tanto es utilizado para fines medicinales e higiénicos (producción de jabón), o para el curtido de las pieles.

Algunos líderes políticos del Chad han sido integrantes de la etnia Tubu (Daza), sin embargo la situación en Libia ha sido muy diferente para las minorías Tubu.

Durante los años 70, Muammar Gadafi permitió la obtención de ciudadanía libia para los tubu debido a que apoyaba entonces a insurgentes tubu de Chad contra el régimen de Ndjamena a la vez que ofrecía a miembros indocumentados tubus un pasaporte libio con la condición de que éstos ocuparan la llamada «franja de Ouzou», un territorio en disputa con Chad. Pero la alianza con los insurgentes del otro lado de la frontera acabaría por romperse cuando se estabilizó la situación y los tubu se incorporaron al Gobierno de Unidad Nacional de Chad en 1980. (Karlos Zurutuza).

A mediados de los 80, y en un último intento de consolidar su dominio sobre la franja de Ouzou, Gadafi sustituyó su apoyo inicial a los tubu por una llamada a la «repatriación» de la tribus árabes libias -principalmente Awlad Suleyman y Warfalla- que se habían establecido en Chad y Níger. Se sustituía a los subsaharianos locales por árabes mientras se demolían asentamientos históricos tubus, empujando a sus habitantes a suburbios chabolistas a las afueras de Sebha y Kufra, las principales localidades del sur de Libia. (Karlos Zurutuza).

La minoría de los Tubu en Libia sufrió lo que se ha descrito como "discriminación masiva" bajo el liderazgo de Muammar Gaddafi, según denunció Acnur. En el año 2007 el régimen de Gaddafi despojó a los Tubu de la ciudadanía Libia y les denegó el acceso a la educación y atención médica-sanitaria, y en el 2009 se procedió a la demolición de viviendas y desalojo forzoso de la minoía Tubu de Libia.

Aunque vivieron un breve período de aceptación cuando muchos de ellos se unieron a las revueltas contra Gadaffi en 2011, posteriormente volvieron a ser denigrados y considerados ciudadanos de segunda tras la caída de Gadafifi y a ser incluso agredidos en las principales ciudades (en Obari, en Sebha y en Kufrah). El maltrato a los Tubu ya no sólo ha procedido de otras comunidades (Tuareg y tribus árabes) sino también de las nuevas autoridades asentadas en Trípoli a partir del otoño de 2011 y de milicias varias.

Los Tuareg son el principal grupo nómada implantado en amplios territorios del Sahel Occidental pero también en el sur profundo de Argelia y de Libia, en este último caso en la región del Fezzan, donde coexisten desde antiguo con los Tubu. Ambos han estado históricamente enfrentados entre sí, y la conflictividad entre ambas comunidades no hace sino agravarse desde 2014. Desde el verano de 2014 los Tuareg de Oubari combaten a los Tubu por el control de la región del Fezzan y, al decir de algunos analistas, lo hacen dinamizados por el deseo de controlar las fuentes energéticas de la región.(Carlos Echeverría Jesús).

Por desgracia, la inestabilidad de la región a raíz de la Revolución en Libia y el surgimiento de los grupos terroristas yihadistas provocó la interacción de éstos con algunos clanes de tribus árabes como los Tuareg y los Tubu.

En relación con los tráficos ilícitos y su aprovechamiento por grupos irregulares, tanto del crimen organizado como milicias y/o grupos terroristas yihadistas, la región es muy importante: los inmigrantes clandestinos procedentes en su mayoría de África Subsahariana abundan en la región de Al Gatrun, una zona tradicionalmente controlada por los Tubu y que es el paso obligado para los flujos que se dirigen hacia la Tripolitania para, desde allí, iniciar la travesía del Mediterráneo hacia las costas europeas. (Carlos Echeverría Jesús).

Miles personas cruzaron el Mediterráneo desde Libia desde principios de 2015. La mayoría emprendió la ruta del desierto del Sáhara, donde fallecieron miles de personas. Las tribus tuareg y tubu controlan las fronteras libias con Níger y Sudán, que constituye el primer tramo del duro y desagradable camino de cientos de miles de personas antes de subir a una patera de goma o madera rumbo a las costas europeas.

Los tubu, la tribu nómada que controla la frontera entre Níger y Libia, tienen las llaves de la puerta del desierto, sobre todo desde que cayó el régimen de Muamar el Gadafi. Desde Sabha, en Libia, hasta Trípoli, la capital costera, el viaje puede llegar a costar unos 500 euros por persona. 

Otros clanes de estas tribus, paradójicamente, son víctimas de las guerras y del terrorismo y son engañados y terminan en esas pateras en las que la mayoría pierden la vida.

Hoy en día, 7 años después de la revolución, la guerra y el contrabando de personas, armas y combustible dominan Libia.

Es muy triste ver como tribus y etnias milenarias se ven inmersas en situaciones que distan mucho de la vida que les correspondería llevar.

Para saber más, se pueden consultar las fuentes cuyos enlaces están abajo.

Fuentes:

Comentarios

Debate-Comentarios