Ir al contenido principal

Las "escuelas" del Paleolítico

Podemos suponer que las personas que vivieron en el Paleolítico tendrían una tradición de enseñanza de conocimientos y experiencias que se transmitirían de generación en generación de forma oral o de forma presencial practicando las actividades susceptibles de ser aprendidas. No obstante, pocas veces el registro arqueológico puede encontrar evidencias directas cuya interpretación nos acerque a la idea de la existencia de un espacio especifico para la actividad de práctica y enseñanza de una tarea concreta.

lustración Sergio Toppi
Recientemente se ha publicado un trabajo en Journal of Lithic Technology que analiza unos conjuntos líticos del complejo cultural Achelo-Yabrudense de la Cueva de Quesem, en Israel, datados en unos 300.000 años de antigüedad.

El análisis de los conjuntos se centra en demostrar una variabilidad de la tipología dentro de las distintas zonas de la cueva, posiblemente relacionadas con la organización del espacio por actividades.

Interesante es, sin embargo, la mención en el trabajo de la existencia en la parte sur de la cueva de un lugar destinado a practicar las primeras fases del proceso de producción lítica, una "escuela" de práctica de talla de herramientas por llamarlo de alguna forma.

Se concluye en el trabajo que los conjuntos hallados en el área sur de la cueva presentan unas características únicas y diferentes a las del resto del yacimiento. Parece que las marcas de uso parecen sugerir un foco de atención y práctica de las primeras etapas del proceso de producción y menos énfasis en la producción de cuchillas y el acabado de las piezas.

Los autores comentan que una explicación plausible para estas características distintivas es que podrían reflejar fenómenos tales como el aprendizaje, la práctica y entrenamiento de la talla de piedra en sus fases primarias.

Núcleos del área sur de la cueva, Ella Assaf, Ran Barkai & Avi Gopher


El análisis traceológico de estas herramientas de la parte sur de la cueva se examinaron con detalle en otro trabajo publicado en Quaternary International, demostrando que el conjunto del área sur tiene algunas características distinguibles en comparación con los conjuntos líticos de otras áreas de la cueva. Estas características permiten sugerir que se reflejan diversos niveles de habilidades de talla lítica en los conjuntos líticos de la cueva, probablemente haciendo una distinción entre talladores expertos y habilidosos de otros que están en proceso de aprendizaje. 

Estas evidencias de lugares destinados a la práctica de la talla no se tratan de las únicas pruebas de la existencia de estas "escuelas" en el Paleolítico. ¿Cómo los arqueólogos tratan de encontrar evidencias de lugares destinados a la práctica de la talla lítica en los yacimientos paleolíticos?

La respuesta es tratando de identificar en los conjuntos recuperados pruebas o signos de la falta de habilidad y conocimientos técnicos durante el proceso de producción.


A partir del análisis de estos errores típicos en la producción de herramientas de piedra, en el yacimiento del Paleolítico medio de Maastricht-Belvédère, Holanda, se ha identificado una zona (localización K) en la que los materiales hallados podrían ser el resultado de unos talladores neandertales en proceso de aprendizaje, seguramente niños 

Otras evidencias de lugares y materiales trabajados por talladores inexpertos, seguramente  niños, han sido identificados en la Grotte du Renne, o en el yacimiento chatelperroniense de Roc-de-Combe (estrato 8) donde se encontraron unos  núcleos de material de mala calidad y muy pequeños que se trabajaron de forma no sistemática; la mayoría de estos nódulos habrían sido inmediatamente rechazados por un tallador experimentado, y solo personas sin experiencia habrían transportado y manipulado estos núcleos, seguramente niños.

En los yacimientos neandertales del valle del Lozoya se ha encontrado una zona cerca de la Cueva de la Buena Pinta en la que aparecen lascas y núcleos diminutos que, según Marina Mosquera, podría tratarse de material desechado por los talladores y que pudo servir a los niños para practicar.


Hay mas evidencias, algunas discutibles, de lugares donde han aparecido materiales utilizados por niños o talladores inexpertos; no es de extrañar, ya que como comentaba al inicio del post los cazadores recolectores del paleolítico deberían tener una estructura social en la que era de vital importancia la transmisión de los conocimientos o la enseñanza de tareas básicas para la vida cotidiana y la supervivencia del grupo.


Fuentes:


- Infancia, género y aprendizaje (en clave Neandertal)



- La niñez a inicios del Pleistoceno Medio africano

Comentarios

Quizás te interese

El origen de Homo sapiens y su expansión por el continente africano parte 1: El registro fósil y arqueológico.

Cazadores rápidos y precisos frente a cazadores por persistencia.

El sexo en la Edad de Piedra

Nueva hipótesis plantea que los Neandertales fueron víctimas de un Genocidio provocado por Homo Sapiens que les condujo a la extinción (desde el punto de vista de la competencia).