Ir al contenido principal

Los neandertales fueron los primeros seres humanos en crear arte.

Un trabajo publicado hoy en Science ha revolucionado todos los paradigmas acerca de la aparición del arte y su asociación indisoluble a Homo sapiens.

Se trata de la presentación de unas nuevas dataciones de las cortezas de  carbonato de las pinturas rupestres de tres lugares distintos de la Península Ibérica: la cueva de Ardales (Málaga), La Pasiega (Cantabria) y Maltravieso (Cáceres). El arte rupestre de estas cuevas comprende pinturas rojas y negras e incluye representaciones de animales, signos lineales, formas geométricas y huellas de manos.

Las muestras datadas de las pinturas de las tres cuevas presentan unas edades mínimas más antiguas consistentes entre sí para concluir que todas ellas deben tener al menos unos 64.000 años de antigüedad, lo que las convierten en las pinturas más antiguas conocidas.

Las dataciones no dejan lugar a dudas; en base a todo el paradigma arqueológico que establece a grosso modo la aparición de Homo sapiens en la Península Ibérica hace unos 40.000 años, tenemos la circunstancia de que las pinturas son anteriores a sapiens en 20.000 años, por lo que el creador de las mismas no es otro que el Hombre de Neandertal.

Las dataciones sobre muestras de las líneas rojas de una pintura escaleriforme de la cueva de La Pasiega, arrojan una antigüedad mínima de unos 64,8 ka bp, aunque no está claro si los animales fueron pintados más tarde.



Dibujo del panel escaleriforme de La Pasiega realizado por Breuil en 1913


En la cueva de Maltravieso se dataron cinco muestras distintas de ocre rojo utilizado en la impresión de una mano en negativo, en la que el pigmento se aplicó soplando a través de huecos medulares de pequeños huesos de animales. La antigüedad estimada es de unos 66.000 años.


Mano en negativo de la cueva de Matravieso (a la derecha imagen con software digital) Science

En la cueva de Ardales se dataron los carbonatos que se formaron sobre unos pigmentos rojos arrojando dataciones mínimas de unos 65.000 años; las dataciones en otras zonas reflejan otro episodio de pintura posterior, en este caso de hace unos 45.000 años, por lo que hay una tradición pictórica o cultural que perdura durante miles de años en la cueva.


Pigmentos rojos de la cueva de Ardales, Málaga. -Science -


Como vemos, las dataciones de las pinturas de las tres cuevas son consistentes entre sí, estimando una antigüedad media de unos 64.000 años.

Nota añadida 24/02/18

 * Ante la confusión y reacción que generan estas dataciones, comentar que en relación al Panel de la Pasiega no se está diciendo que todo el panel tenga 64.000 años de antigüedad, sino el símbolo con forma de escalera. En lo que respecta a Maltravieso, se datan muestras del ocre rojo utilizados para la impresión de la mano en negativo, lo que para mí no deja lugar a ninguna duda de que esta mano en negativo se plasmó hace unos 66.000 años. En Ardales, se datan pigmentos rojos utilizados en lugares estratégicos de la cueva seguramente con la intención de señalización o balizamiento.

Ya en febrero de 2012 unas dataciones indirectas sobre unos restos de carbón situados a 10 centímetros de unas pinturas de focas arrojaron una antigüedad de unos 43.000 años; en base a la hipótesis de que esos restos de carbón próximos a las pinturas fueron transportados allí por personas que llevaban alguna antorcha o lámpara, se dedujo que estas personas debieron ser las últimas en acceder a las pinturas, por lo que es lógico pensar que las representaciones tendrían, como mínimo 43.000 años de antigüedad, pudiendo ser incluso anteriores.


Pinturas de focas en la Cueva de Nerja.


Aceptando que la cultura Auriñaciense representa la primera manifestación de Homo sapiens en la península Ibérica, se da la circunstancia de que esta cultura no está presente en el sur hasta hace unos 30.000 años, por lo que las pinturas debieron ser obra de los neandertales.

En la provincia de Málaga parece bien documentada la presencia de los neandertales en una franja temporal que oscilaría entre 100.000 y 30.000 años, por lo que todo el conjunto arqueológico respaldaría esta hipótesis de la autoría neandertal de las pinturas.

Las fechas propuestas son similares a las que presenta el grabado en el suelo de la cueva de Gorham, en Gibraltar (39.000 años de antigüedad).


Grabado de la Cueva de Gorham de 39.000 años de antigüedad.


En el norte, en la Cueva del Castillo (Cantabria) existen también huellas en el llamado "Techo de las Manos"; algunos investigadores plantearon la posibilidad de que una de las manos en negativo con 37.000 años de antigüedad perteneciera a un neandertal, aunque la morfología de la mano no aclara mucho al respecto.


Huella de Mano de la cueva de El Castillo.

Todo parece indicar que antes de que Homo sapiens llegara a la península Ibérica , los neandertales ya habían creado las primeras manifestaciones artísticas.

Las dataciones hacen justicia a un ser humano que ha sido infravalorado durante años; su complejo comportamiento ha sido contrastado en el registro arqueológico, pero siempre se ha buscado la forma de restar importancia a la complejidad cultural de un ser humano  diferente a nosotros, Homo sapiens.

Un ser humano que, atendiendo a la evidencia arqueológica y científica, cuidaba de sus enfermos y dependientes, usaba ornamentos personales, enterraba a sus muertos (incluso con ofrendas o simbolismo), era capaz de buscar distintas soluciones a un mismo problema (caso de las distintas formas de elaborar pegamentos), usaba distintas técnicas para tallar y fabricar herramientas, y un largo etcétera de virtudes que hoy parecen reforzadas al sumar las artísticas.


Panel de La Pasiega



Fuentes:

- Science

- Sinc

- El País

- La Información

- Arqueomanía

   

Comentarios

Quizás te interese

El origen de Homo sapiens y su expansión por el continente africano parte 1: El registro fósil y arqueológico.

Cazadores rápidos y precisos frente a cazadores por persistencia.

El sexo en la Edad de Piedra

Nueva hipótesis plantea que los Neandertales fueron víctimas de un Genocidio provocado por Homo Sapiens que les condujo a la extinción (desde el punto de vista de la competencia).