26 enero 2011

ARA-VP-6/500 Ardipithecus Ramidus - ARDI -

En octubre de 2009 se han dado a conocer nuevos restos fósiles de Ardhipithecus ramidus hallados en el valle de Afar (Etiopía) a unos 75 km al norte de donde se halló Lucy (Australopithecus afarensis) en 1974; en concreto se han hallado un total de 235 restos de por lo menos 36 especímenes, la mayoría de los cuales pertenecen a una hembra adulta de 4,4 millones de años de antigüedad, apodada "Ardi"; a partir de ellos se ha podido reconstruir gran parte del esqueleto lo que arroja nueva luz sobre la posición de A. ramidus en el árbol evolutivo humano.


 Esos restos son reconocidos como pertenecientes a la especie Australopithecus Ramidus.  Éste presenta caracteres parecidos a los de los chimpancés, tal vez por la retención de rasgos antiguos y de rasgos de homínidos, como caninos como los de los homínidos, la forma del brazo o la posición anterior del foramen mágnum, que indica bipedismo. Faltan restos de su cadera y no se sabe a ciencia cierta si era bípedo o no.  Los restos manifiestan proximidad al género pan, que es el género de los chimpancés.  Esto hace pensar a White en definir un nuevo género:  Ardipithecus Ramidus, especie datada en 4,4 millones de años.


 Parece que los Ardipithecus Ramidus vivían en un medio forestal, como lo demuestran los restos de animales mamíferos con que aparecen los fósiles: monos (colobos), antílopes tragelafinos (kudús y sitatungas) y antílopes con cuernos en espiral.  Los dientes de los Ardipithecus Ramidus presentan un esmalte fino, como el de los chimpancés que se alimentan de productos blandos como tallos, que hay en los bosques.  Son individuos que explotarían zonas boscosas, aunque tuviesen que desplazarse por zonas abiertas.

Se han descubierto 110 piezas fósiles pertenecientes a unos 35 individuos de esta especie, pero el más completo pertenece a una hembra de un metro veinte y unos 50 kilos, que han apodado Ardi.. Los restos fueron descubiertos en Etiopía, en una barranca del río Awash. La primera evidencia fue un molar descubierto en 1992.



La mandíbula inferior era menos protuberante que la de un chimpancé y no tenía incisivos filosos. La cara tiene una posición más vertical que la de los chimpancés actuales. 

Tenía una base craneal corta, lo que es indicador de que la cabeza podía balancearse sobre la espina dorsal. Esto a su vez es indicador de que caminaban en dos patas. La forma de la pelvis también y de los pies de Ardi también ayuda a demostrar que eran bípedos, ya que estaban especialmente adaptados a ello



Esto es algo muy novedoso, ya que no había en Ardi ninguno de los rasgos presentes en los pies de los monos actuales, sólo el pulgar oponible, que todavía le permitía agarrarse a las ramas de los árboles.

Así que se cree tanto nosotros como los chimpancés actuales habrían evolucionado a partir de alguna especie muy similar al Ardipithecus ramidus. En el camino los chimpancés habrían convergido con gorilas y orangutanes, que habrían evolucionado desde un antepasado diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, se pide respeto en los comentarios hacia las opiniones de todos, sin caer en la xenofobia, el racismo o cualquier otra manifestación de intolerancia. Entre todos podemos construir, debatir y aprender desde el respeto mutuo. Gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...